Subscripciones a Comentarios (I)

Por ahí se dice que los weblogs son conversaciones, pero en ocasiones me cabe la pregunta de si no se debería considerar a la blogósfera una especie de gran plaza pública donde cada cual tiene la posibilidad de exponer sus ideas, pero con poco diálogo entre las personas que pasan por ella.

Conversations in NYC

Aunque a veces uno podría llegar a cuestionar el aporte que significa tener la posibilidad de que los lectores de un blog puedan comentar sobre las entradas, esta misma es probablemente una de los aportes más importantes del “formato weblog” a internet, sentando una las bases de la interacción entre usuarios y la generación de conversaciones.

Sin embargo, poco valor podría tener esta posibilidad si cada usuario sólo dejara su impresión sobre un tema sin relacionarse con las demás opiniones: una conversación no puede agotarse en “leer y comentar”, y es por ello que considero que otorgar alternativas de suscripciones a los comentarios a un post es una característica casi-indispensable de un blog.

Hace ya harto tiempo, en los tiempos míticos de la blogósfera pre-WordPress, existía (en verdad, aun existe) un CMS llamado pMachine que, entre sus características incluía esta opción, en momentos en que pocos más lo hacían —quizás esa fue una de las razones más importantes por las que fuera el sistema de elección para el ahora malogrado Bitacoras.org.

Hoy contamos con varias opciones para lo mismo, cada una con sus ventajas y desventajas; durante los próximos días revisaré algunas de ellas.

Nota al pie: originalmente, este iba a ser un solo post, pero resultaba demasiado extenso (incluso “intimidante”), por lo que decidí mejor seccionarlo y publicarlo por entregas. No adelantaré qué opciones revisaré para crear expectativas (sí… expectativas… claro).