Algunos ingredientes para preparar el pescado

Probablemente el título de este post te resultará algo extraño (a menos que hayas leído este post), por lo que explico de qué se trata: simplemente, de cómo he logrado hacer que las cosas funcionen con Ubuntu 7.04 (Feisty Fawn), algo como lo que alguna vez hice también con Xubuntu, pero esta vez con otros detalles a atender — ¿y qué tiene que ver esto con el pescado? ¡ahhh, van a tener que leer ese post!

Por lo pronto, les presento mi receta.

Problemas de video

Las pantallas de notebooks generalmente se ven excelente a una resolución determinada, y en el resto… no tanto; sobre todo si se trata de una proporción “exótica”, como 16:10 (1280×800, las pantallas “comunes” generalmente se ven en una proporción de 4:3 —800×600, 1024×768— y las widescreen en 16:9).

Aparentemente, mi tarjeta de video, una Intel Mobile 945GM, tiene algunos asuntos sin resolver con Linux, por lo que al finalizar la instalación de Ubuntu debía utilizar una resolución de esas que hace ver las cosas un poco raras. La solución fue extremadamente sencilla: sudo apt-get install 915resolution en la terminal, Control + Alt + Backspace para reiniciar X-windows y GNOME y ya, no hubo necesidad de nada más —debo indicar que 915resolution es una solución específica para las placas gráficas de Intel; más información en su página.

Una vez solucionado esto, fue tiempo de instalar los codecs necesarios para poder videos —DivX, XviD… Una de las características más promocionadas de esta versión de Ubuntu era la facilidad con que esto se podría realizar, y verdaderamente es así: tan solo es necesario tratar de abrir un video que necesite algunos de estos codecs y aparecerá un cuadro de diálogo preguntándote si quieres instalar los paquetes necesarios, y tras la confirmación estarás listo.

Selector de sistema multimedia Ahora tenía un problema aparentemente más jodido: a pesar de tener los codecs instalados, no podía ver prácticamente ningún video… extrañamente, al pasar a pantalla completa mostraba el frame en el que debería ir, pero ni así ni en una ventana aparecía la imagen. Buscando por aquí y por allá encontré la solución: ejecutar un pequeño programa en el que es posible controlar las opciones del sistema multimedia, gstreamer-properties. Una vez allí, cambiar a la pestaña “Video” y en Salida Predeterminada > Complemento > seleccionar X Window System (No Xv).

Al parecer, como efecto secundario, los videos no se ven todo lo “suave” que deberían… pero se ven.

Audio

Con problemas de video y sin audio, tenía pocas esperanzas de seguir usando Ubuntu… aunque gracias a la comunidad, muchos de los obstáculos que puedan aparecer se van resolviendo rápidamente —así es como aplicando esta solución publicada por Felipe Cerda ahora no tengo ningún problema para escuchar música.

Algunos extras

En esta oportunidad he aprovechado de intentar algunas cosas “nuevas” (para mí) con Linux: en primer lugar, instalar Wine, el no-es-un-emulador de Windows para Linux, para lo cual en principio tenía algo de recelo pues en más de alguna parte había leído que al instalarlo se necesitaban muchas horas para configurarlo y que todo corriera bien, pero afortunadamente en mi caso no fue así: tan sólo hube de instalarlo y las aplicaciones de Windows que necesitaba en Ubuntu ya corrían sin ningún problema, con la notable excepción de Photoshop CS3 —aunque la versión 7 funciona bastante bien, y para mis necesidades está bien.

Luego me ví en la necesidad de recurrir a un viejo conocido, aunque no por ello es confiable: Internet Explorer 6. Sí, puesto que a pesar que el porcentaje de usuarios que habría actualizado a la séptima versión es notable, la mayoría de los usuarios aún utiliza Explorer 6, por lo que a la hora de diseñar un sitio web aun es necesario tener una idea de cómo se ve tu página en este navegador. Para ello, creo que lejos la forma más fácil es con IEs4Linux, un script para instalar ésta y otras versiones fácilmente —para lo cual es necesario tener instalado wine y cabextract: sudo apt-get install wine cabextract.

Finalmente, para quienes afirman que una de las mayores desventajas de Linux es que no hay juegos disponibles, les dejo dos páginas para que reconsideren sus dichos: en primer lugar, el listado de juegos libres (con votación incluída) de dAbaX.net, muy completa y con comentarios y opiniones bastante útiles; y en segundo lugar, un blog de juegos para linux, LinuxJuegos.com, donde podrán ir encontrando constantes noticias sobre entretención para el pingüino —si no saben por dónde empezar, les recomiendo esta nota sobre un LiveDVD de juegos.