Del nuevo panel de WordPress y los procesos abiertos

Durante la última semana dos temas han dado que hablar entre quienes seguimos el desarrollo de WordPress. Por supuesto, me refiero al rediseño del panel de administración y la cancelación de la versión 2.4, dos cuestiones que en cualquier lectura/interpretación han estado relacionadas, en especial, porque las reacciones al rediseño han sido especialmente malas.

En lo personal, me parece que esto ha ido demasiado lejos cuando en realidad me parece bastante obvio que lo que se podía ver en las imágenes no era más que la primerísima-primera etapa de un diseño al que todavía le queda mucho para estar completado. De hecho, el mismo Matt Mullenweg ha declarado que lo que hemos visto representa apenas entre un 10 a un 20 por ciento del total.

¿Podríamos decir que las reacciones a las imágenes que se han colado ha sido excesivas? Creo que sí, pero también creo que aquí hay algo que va más allá de la reacción de algunos que han puesto el grito en el cielo: es (casi) esperable que este tipo de cosas pasen cuando hay acceso público al repositorio del software y existen tantas expectativas en relación con un programa que es indiscutiblemente líder en su nicho.

En verdad, podríamos pensar en que hay (al menos) dos cuestiones en las que se podrían o se deberían haber hecho las cosas de un modo distinto:

  1. Desde una perspectiva comunicacional, al anunciar públicamente un rediseño del panel de administración sin adelantar nada de lo que constituirá este rediseño.
  2. Desde la perspectiva del modelo de desarrollo, al no dar importancia al hecho de que al menos formalmente, la licencia de WordPress no es solamente de código abierto, sino de software libre.

Y es que a pesar de que cualquiera que haya descargado la nightly a partir de la que comenzaron a circular las imágenes del rediseño debe saber que evidentemente se trata de una versión en pleno desarrollo, si la comunidad hubiese conocido el aspecto definitivo que se le pretende dar al panel de administración nos habríamos evitado leer en todos lados que el rediseño apesta —con todo el mal ambiente que ello genera— y estaríamos, en cambio, esperando ansiosamente la nueva versión.

¿Qué razones podrían haber para no presentar estas imágenes? Vamos, en un modelo realmente abierto de desarrollo probablemente no hay lugar para sorpresas; es mejor afrontarlo y recordar que si existe una comunidad realmente colaborativa, esta misma podría haber estado encargada de presentar las ideas o al menos tener algo que decir al respecto.

Es sabido que una de las quejas más comunes en relación con WordPress es sobre su panel de administración (sobre todo en comparación con el de Movable Type); sin embargo, en el tablón de ideas de WordPress, un post para rediseñar el panel de administración apenas cuenta con 12 votos (es lo más cercano que he encontrado), mientras que para integrar Shuttle (aquella promesa perdida) cuenta con 136… y sin embargo, de éste nunca volvimos a saber (¿será acaso por asunto de Habari?).

Reitero: no tenía sentido preparar una sorpresa, el “efecto WOW” no existe (pregúntenle a Microsoft). Si los procesos fueran más abiertos (sin llegar al extremo de incluir cualquier cosa) estaríamos esperando la nueva versión (2.4 o 2.5) y no criticando un trabajo a medias… y de paso, no habría escrito esto ni habrías perdido tu tiempo leyéndolo :)