De lo individual a lo social

El estadio del espejo constituye un momento originario de identificación porque se trata de la experiencia fundadora en la cual la imagen “yo ideal [je-idéal] típico” del niño pasa por primera vez del exterior a su interior. La introyección primordial de esta imagen raíz es una condición necesaria para que el niño se reconozca como un individuo de la especie humana.

De ese modo, funda su posición de ser social.

En Lacan, por lo tanto, el hombre llega a lo social a través de cierta imagen de sí mismo, una imago que es exterior a él, a la vez familiar y extraña {…}

Markos Zafiropoulos — Lacan y las Ciencias Sociales (pp.129-30)

Capitalismo y violencia

Etienne Balibar, in La Crainte des masses (1997), distinguishes the two opposite but complementary modes of excessive violence in today’s capitalism: the objective (structural) violence that is inherent in the social conditions of global capitalism (the automatic creation of excluded and dispensable individuals, from the homeless to the unemployed), and the subjective violence of newly emerging ethnic and/or religious (in short: racist) fundamentalisms. They may fight subjective violence, but liberal communists are the agents of the structural violence that creates the conditions for explosions of subjective violence. The same Soros who gives millions to fund education has ruined the lives of thousands thanks to his financial speculations and in doing so created the conditions for the rise of the intolerance he denounces.

Slavoj ZizekNobody has to be vile

La declinación del Padre

Así, a partir de 1953 el poder del padre y el valor estructural de su función ya no obedecen tanto, para Lacan, a su poder social ni al grupo del cual es jefe, sino al valor que le es propio en el registro simbólico

Markos Zafiropoulos — Lacan y las Ciencias Sociales: la declinación del padre (1938-1953)

Construccionismo y Constructivismo

Una cita que es bastante clara en establecer cuál es la diferencia entre las posturas del construccionismo social y el constructivismo

Entre las toneladas de fotocopias que he tenido que leer en estas semanas, me he encontrado con este fragmento que es bastante esclarecedor en cuanto a las diferencias entre el construccionismo social y el constructivismo:

Aunque muchas personas, entre las que me cuento, confundieron esta teoría [de la construcción social] con el constructivismo, las dos posiciones son muy diferentes. Existe un terreno común porque ambas se oponen a la idea «modernista» de que existe un mundo real que se puede conocer con certeza objetiva. Sin embargo, las creencias representadas por el constructivismo promueven una imagen del sistema nervioso como una máquina cerrada. Según esta idea, las percepciones y los constructos toman forma a medida que el organismo se golpea contra su entorno. Los teóricos de la construcción social, por el contrario, creen que las ideas, los conceptos y los recuerdos surgen del intercambio social y son mediatizados por el lenguaje. Todo conocimiento, sostienen los construccionistas, evoluciona en el espacio entre las personas, en el ámbito del «mundo común y corriente». Y es sñolo a través de la permanente conversación con sus íntimos que el individuo desarrolla un sentimiento de identidad o una voz interior.

Lynn Hoffman: Una postura reflexiva para la terapia familiar en McNamme, Sheila & Gergen, Kenneth (1996). Terapia como construcción social. Barcelona: Paidós.